La temeridad que terminó en tragedia