Una peligrosa droga, detrás de la muerte de dos adolescentes en un festival en Escocia