Tabaco, tensión alta y colesterol reducen hasta en quince años la esperanza de vida