Los Talcigüines en El Salvador reparten dolorosos azotes para limpiar los pecados