Tarjeta roja a los diputados