La acusada del incendio del hospital de Tenerife se enfrenta a penas de entre 10 y 20 años de cárcel