Unas 250 personas intentan entrar en Melilla en el tercer día de salto a la valla