Teresa, a un paso de superar el ébola