Teresa salvó su vida de milagro en su propio patio “de puntillas y sacando el cuello”