La enfermedad de Teresa está prácticamente erradicada