Unos a remojo por el calor y otros por la lluvia