España disfruta de temperaturas primaverales pero con una sequía preocupante