La crisis acaba con lo 'gratis' y obliga a los ciudadanos a pagar por todo