Tom Cruise acaba con la cabeza llena de huevo crudo