El 'top manta', de falta a delito