El juez Torres cree que la crisis está acabando con la corrupción urbanística