Toyama, urbe modelo que apostó por tren ligero y duplicó viajeros en 3 años