Trabajar horas extra aumenta el riesgo de sufrir una enfermedad cardiaca