La policía busca en los restos del Alvia la tableta y el móvil del maquinista