“No éramos una empresa de controladores que íbamos a controlar los accesos”