Poner los cuernos puede provocar infarto