Treinta menores han muerto ahogados en lo que va de año, un 50% más que en 2016