Treinta y un niños han muerto a manos de su padres desde 2008