Tresviso, aislado por la nieve, recibe comida por aire