El TC avala que una empresa acceda a los correos electrónicos de sus empleados