Los móviles y las vestimentas, determinantes en las detenciones de los ultras