La UME preparada ante el riesgo de que el Ebro llegue a anegar pueblos enteros