La Unesco considera a Latinoamérica un "terreno fértil" para una nueva educación