Estados Unidos afronta la resaca del temporal más letal desde 1925