Un estudio de la Universidad de Valencia alerta de la elevada contaminación lumínica del Parque Natural del Turia