Utilizan células madre para reconstruir deformidades faciales graves en niños