El metro de Valencia acoge a los indigentes en las noches de la ola de frío