Varias armas de fogueo incautadas a los neonazis detenidos se modificaron para hacer fuego real