"Veías manos saliendo del montón. Te agarraban y decían 'por favor, sácame'"