Veinte de los saharauis llegados a Fuerteventura han pedido asilo político