El síndrome de Down no les impide hacerse un hueco en el mercado laboral