Venus, el gato de las dos caras