Vera, la capital europea del nudismo, en peligro