El vestido de la polémica, agotado