El Vía Crucis en Jerusalén sucumbe a la crisis económica