Las penas por asesinatos machistas superan de media los 19 años de cárcel