Preocupación por las secuelas que el virus del ébola dejará en los órganos de Teresa