Vueling pierde 23 millones de euros, casi cuatro veces más, por el precio del combustible