Yak, paralítico por la paliza que le dieron, busca una familia que lo adopte