Yo no pago, la protesta en el metro que termina a golpe de porra