Zaldibar, el vertedero de la muerte dónde los equipos de rescate parecen extraterrestres