Un cuidador de un zoo casi pierde la mano al meterla dentro de la boca de un cocodrilo