El zoo de Copenhague reincide y sacrifica a cuatro leones, dos de ellos cachorros