Zubaida, la niña que recuperó su cara tras quemarse en un incencio