El reto del ‘Abecedario del Diablo’ invade un instituto asturiano